Pásele, pásele : Todo en oferta



Tenía mucho tiempo sin escribir, me detuve por completo porque sin querer de nuevo me perdí y aunque cuando lo descubrí porque me vi estando en un camino lejos del que me hace sentir generalmente tranquila y en paz , lo primero que se me ocurrió fue poner la pesada etiqueta de: Mi vida está mal de nuevo, otra vez no supe como prolongar mis hábitos, de nuevo perdí la disciplina, otra vez me dejé llevar por lo fácil.


Uno no tarda demasiado ver en donde está parado, pues todo el tiempo vivimos en un dual proceso de consecuencias ; siembras lo que en unos días será tu cosecha, cosechas lo que días atrás sembraste, esto es lo que básicamente viene siendo la ley universal de la causa y el efecto funcionando al 100% en mis narices.


Pues bien, así como el mantenimiento de un departamento es vital para que un día no te encuentres con que tu puerta se ha caído o con que ya nada funciona, así como la limpieza se hace un día y se mantiene al siguiente poniendo todo en su lugar de nuevo, así también es el mantenimiento con la existencia y cada uno tenemos nuestras formas de dárnoslo.


En mi caso identifico perfecto cuando estoy en se espacio físico y mental de bienestar, eso no significa que todo a mi al rededor sea amor y paz y que no haya caos o retos que atravesar, sólo significa que yo me encuentro mejor preparada y centrada para atravesar aquello con determinación y sin tambalearme en el camino. Pues bien, en mi caso es despertar al rededor de 5am y hacerlo literalmente en automático con una sonrisa , sé que suena romántico o a libro de autoayuda , pero fueron años de práctica para lograr despertar con una sonrisa en vez de una queja de que el despertador estaba sonando.


Café, tender mi cama, meditar, escribir, leer, comer saludable aunque la verdad aunque mucho tiempo intenté encajar en el modelo de vida fitness donde comer azúcar es prácticamente un pecado, la realidad es que parte de mi felicidad y equilibrio es también comer helado y gomitas con chile. Tener mi casa en orden y limpieza, hacer ejercicio de fuerza y resistencia y acabar mis series completas , aunque esté cansada no me vendo a mi misma diciéndome que ya no tengo fuerza para completar la serie … no señores !! Aprovecho cada instante posible para decirle a mi mente que siempre puedo.


En este estado fluyo y comprendo mi valor como ser humano, reconozco también que este valor es el mismo de todos los demás … y todos es todos !! Sí, también aquellos seres con los que he requerido aprender una lección de dolor o de amor propio, aquellos a los que he etiquetado como superficiales o insuficientes (desde mi absoluto ego) … todos somos idéntico de valiosos y capaces , todos estamos en un continuo flow de ser maestro de alguien y alumno de otro.


La cosa se pone rara cuando dentro de mi ritual de bienestar comienza a existir más helado de lo normal o más postres que siempre , pues para este momento tengo súper identificado que me como la ansiedad en forma de dulces y postres, cruzando el límite del disfrute al exceso desmedido , así que esto funciona como tirar una ficha de dominó que comienza a su vez a tirar a todas las demás del juego que están perfectamente alineadas …


Ahí , justo donde pierdo por un momento mi brújula llega la segunda etapa que es la desvalorización , porque lo de menos es no ir al gym o no meditar o devorarme páginas de libros , lo rudo viene cuando mi mente está dispersa y frágil, cuando se me olvida que siempre puedo con todo lo que venga, porque vaya , no se trata de crear un equipo de optimistas empedernidos pues sabemos que siempre hay caos, que siempre hay algo adelante por atravesar y es uno de los mecanismos de la vida para enseñarnos lecciones valiosas.Lo rudo es cuando no estoy preparada y la vida sigue siendo tal como es , pero para ese momento a mi se me convierte todo en una tormenta.


Ahí cuando creo que todo es más grande que yo, cuando me veo chiquita, cuando comienzo a dudar si puedo, también comienzo a dudar si merezco y como todo el tiempo está sucediendo la ley de la causa y el efecto, entonces para ese momento presente ya se imaginarán lo que estoy sembrando que en días adelante será mi cosecha …


¿ Qué podría resultar de la falta de amor y de la duda ? Pues sí, pareciera que nos ponemos en oferta para que desesperadamente alguien nos tome del aparador y nos lleve para salvarnos del ahogo que es vivir la vida en ese estado mental.


Si yo no me reconozco en mi valía , en mi majestuosidad, en mi amor, en mi luz, el mundo exterior funciona como reflejo de lo que creo de mi y entonces comienzan a llegar a mi existencia seres o circunstancias que me rectifican lo que yo estoy creyendo de mi en ese momento y entonces hasta tiempo después comencé a cachar que es ahí cuando llega gente pidiéndome descuentos en mi trabajo, porque yo jamás doy descuentos pues reconozco el valor de cada pieza que hago, mi creatividad , mi talento , mi amor por servir y todo eso que pongo en cada pieza es completo, así que ¿ Porqué debería recibir el 50% de lo que vale ?


Bueno, porque yo en ese momento estoy en oferta con la vida, porque yo en ese momento me permití imaginariamente valer menos y como todo lo que está en nuestras vidas es por afinidad de forma y como siempre siempre la creación se parece al creador … tarán!

Esto es sólo una forma de ver al mundo, esta circunstancia para mi es un maestro y también una impresión a todo color de quién estoy siendo a cada paso de mi vida, porque todo funciona en correspondencia créanme , si bien comprendo que hay toda una guerra de marketing allá afuera donde es ley que exista un Black Friday o un Buen fin, descuentos de invierno y Hot Sale… Mi idea hoy es reflexionar sobre en qué parte de nuestras vidas estamos en oferta, qué es eso a lo que le hemos bajado el precio, el valor , para que alguien lo tome.


Una oferta la va a tomar alguien que traiga poco y con poco me refiero a poco amor propio, poca responsabilidad afectiva, poco reconocimiento de su valor como ser humano, poco respeto , poca compasión , poca abundancia , poca ambición, pocos sueños…


Quien no pueda pagar el valor completo no se lleva el producto, uno no regatea con Amazon explicándole su situación financiera o pidiendole que haga una excepción porque

“tienes muchas ganas" de aquello, porque quien desea algo tan fuertemente toma la responsabilidad de hacerlo todo, de trabajar duro hasta poder pagarlo porque siempre hay compradores dispuestos a pagar precios completos por un gran producto.


Cuando nos damos en oferta automáticamente comenzamos a su vez a pedir descuentos porque a lo que traíamos le bajamos el precio, comenzamos a dar poquito, a creer que lo que el otro tiene para darme vale menos y entre todos tejemos una red que se come nuestra autoestima, nuestros sueños. Un día nos encontramos siendo zombies que viven una vida de a poquito, chiquito , tantito, a medias , porque eso es para lo que nos alcanza.


Jamás vuelvo a estar en oferta.

46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo