Mercurio retrógrado o la galaxia entera de cabeza



En la conjunción de todos los astros, el Sol a 180º de lo que podría ser algún día mi iluminación, Marte poniendose de acuerdo con las mil y un batallas que acontecen en mis 32 primaveras, Venus desaparecida, Urano arrasando con todo a su paso, haciendo las tormentas que solo él sabe, azotando hasta los corazones más tercos , Mercurio escondiéndome a veces las llaves de mi departamento, otras la conexión , la luz. La luna sin queso ni conejo ni nada, creo sigue en luna nueva porque sigue llegando la noche y no hay ni sombras, solo soy yo conmigo y lo que parece ser mi galaxia entera de cabeza.


Vaya arrastrada que la vida me anda dando, supongo que es lo normal, todos traemos nuestras batallas pendiendo muchas veces de un hilo en nuestra mente, otras veces guardadas en el rincón del sofá, cómodas, manejables, sin notarse tanto, pero si duda reitero que el caos es el estado natural de todo y justo pensar en el equilibrio me pone a dudar sobre si al menos tendré la mínima idea de cómo se supone que debería vivir mi vida. Me agobia el equilibrio perfecto que suena por todos lados, honestamente perder el control es lo mío.


Es como si fuera un dragón gigante y multicolor, tornasol, brillante, hermoso, que luce realmente bello y generalmente camina por la pradera muy amablemente entre arboles y princesas, príncipes y Aladinos, pajaritos y venados, de repente un día solo hay una explosión dentro de sí y sale por su boca un fuego que lo extingue todo a su paso, es una llama potente y enorme y honestamente es sólo su naturaleza, es un dragón siendo lo que es.


¿ El equilibrio es aguantar esa llama que todo lo incendia ?


Claro está la comprensión de la responsabilidad que se requiere adquirir para no quemar a esos seres que van en nuestro camino, aunque también está la responsabilidad ( menos hablada ) de que aquellos seres "quemados" requieren saber que no es personal, que ese fuego que incendia es un asunto que nos arde por dentro, que de tanto dolernos nos sale naturalmente. La gente juzga, YO juzgo el fuego del otro como si yo misma no hubiese arrasado con campos enteros.


Neta la gente que hace yoga todos los días, quienes meditan ( yo medito ) , quienes ayunan y hacen malabar y medio para controlar esa llama de dragón, ¿ de verdad lo logran ? porque cero me ha salido y mi malestar mental proviene de creer que está mal ser quien soy con todas sus consecuencias y todo el poder de mi fuego. La solución que llevo hasta el momento se define como POLARIDAD.


Somos seres con dos polaridades y eso es lo que somos , ambas partes son nuestras. Lo ideal sería poder caminar por la pradera llena de princesas que sepan que cuando todo estalle, cuando probablemente ese fuego las alcance, sepan que eso no solo eso es lo que soy, sino tambien el dragón amable que deambula por ahí con los pajarillos. Creo que la etiqueta es la que duele, todos hemos quemado y seguiremos quemando campos enteros y quizá nuestra galaxia en realidad siempre vivirá en un estado fluido entre estar de cabeza y en veces estar normal, apacible , amable.


Y claro, todos elegimos sobre qué campos caminamos porque también es válido cansarse de paisajes destruídos por fuegos que desde tiempo atrás no se han controlado ni mínimamente, por el simple hecho de que nadie queremos caminar en solitario.


¿ A quién se le ocurrió el tormento del equilibrio como un estado de continua armonía y pasividad ? Seguramente personas que nunca escucharon la leyes de la termodinámica y que definitivamente no tienen idea que «el desorden es inherente a un sistema».


Este año se me ha pasado volando, he estado haciendo durante casi todos los meses lo cual me gusta pues la vida no sólo es de pedir, soñar, meditar... la manifestación viene del hacer, mi acción es mi ofrenda y he decidido ser el dragón de mi historia que surfea entre planetas que están de cabeza, entre estrellas que son fugaces.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo