CONTRASTE



¿ Cómo poder identificar una luz radiante e inmensa de una vela si ésta está rodeada de la luz aún más inmensa del sol ? Sólo el contraste da apreciación.


Este es el mecanismo de nuestra existencia, tenemos a nuestro alcance toda la luz en su completa inmensidad y a su vez nosotros somos un canal que es igualmente sólo luz, de forma que necesitamos un medio de contraste para siempre poder ver o la luz de la vida siendo o la luz que somos, de esta manera lo que conocemos todo el tiempo como existencia humana, va oscilando entre transformar el exterior en un canal opaco con el cuál podamos observarnos y al revés, siendo nosotros este ente sólido, oscuro y pesado que funciona como medio de contraste para encontrar la luz que nos rodea o que otros encuentren su luz al chocar con nuestra oscuridad. Estos escenarios siempre han de existir y los papeles se van intercambiando a lo largo de nuestra vida.


El choque de la luz con un objeto opaco es la única manera en la que podemos apreciarla.


La primera ley de la termodinámica establece que : Si se realiza trabajo sobre un sistema o bien éste intercambia calor con otro, la energía interna del sistema cambiará.


De forma que en el momento que ocurra esta acto de choque entre la luz ( supongamos que la luz en este escenario viene de ti mismo ) y el ente opaco ( que para esta ocasión es el mundo exterior con alguna situación particularmente incómoda / triste / complicada ), realizarás un trabajo sobre la existencia que terminará por cambiar el sistema pues has intercambiado de tu luz y automáticamente la constitución del exterior deja de ser opaca pues ha recibido tu luz/ calor.


Básicamente estamos diciendo que en el momento en el que la vida te ponga frente a una situación compleja, es porque ahí tienes en frente una forma especial de poder apreciar tu luz interior, para lo que necesitamos como ya sabemos un medio de contraste, ese contraste viene de afuera, de la vida con sus complicaciones que para esta metáfora es nuestro ente opaco, oscuro, pesado, este medio de contraste está ahí para ti como un servicio para poder ver una parte de tu luz e inevitablemente al momento de hacerle frente a esta situación habrá un intercambio de calor para los que en este momento la palabra intercambio se puede interpretar como que tú le das de tu luz a la situación oscura y un poco de esa oscuridad entra en ti, peeeeero no!!


Tenemos la maravillosa segunda ley de la termodinámica que nos dice : No es posible que el calor fluya desde un cuerpo frío hacia un cuerpo más caliente, sin necesidad de producir ningún trabajo que genere este flujo. La energía no fluye espontáneamente desde un objeto a baja temperatura, hacia otro objeto a mas alta temperatura, de forma que es imposible que la oscuridad intercambie contigo sus cualidades al ser en este caso el cuerpo frio que por supuesto contiene menos calor, entendamos como calor a la luz y a su vez la luz es consciencia.


Eres tú que al momento de chocar con el ente/circunstancia oscura, inyectas de aquella luz que logras apreciar por el contraste y automáticamente en el intercambio de calor la situación cambia su densidad y opacidad, de forma que estamos ahora en un momento de transformación y aquello se vuelve en algo luminoso gracias a la interacción entre tu y la circunstancia “oscura”.


Todas las situaciones complejas de la existencia están en potencia de ser transformadas sólo con el hecho de decidirte a estar frente a ellas para poder crear de primera instancia el contraste, sin contraste no hay apreciación de ti mismo, de qué eres, de quién eres, así que podemos ver que de aquí proviene una parte del entendimiento de que sólo en la situaciones complejas es que podemos ver nuestras máximas capacidades, eso que somos y que nos hace salir adelante y sí, es el método infalible de poder ver nuestra luz, sólo en la oscuridad.


Qué sería la alegría sin saber lo que es pasar un momento de profunda tristeza, los escenarios más oscuros sólo son más partes amorosas de la vida para poder vernos en todos los espectros en los que está constituída nuestra felicidad.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo